Nacer Tranquilo | El papel de la partera hoy
36
post-template-default,single,single-post,postid-36,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-16.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

El papel de la partera hoy

La profesión de partería es la más antigua de la historia, las parteras nacieron con la humanidad y han estado presentes en la vida de la mujer. A veces se les reconoce como: abuela, abuelita, comadrona, matrona, madrina, Sacadora, mujer sabia; en realidad la podemos nombrar de diferentes formas, pero siempre es la mujer y madre que, con sabiduría, con entrega y amor ayuda a otra mujer a dar a luz.

Desde tiempos prehispánicos las imágenes nos muestran su gran sabiduría, ellas aprendieron a través de la observación, su adiestramiento y sus enseñanzas son sagradas pues respetan el proceso, honran a la mujer con toda su sabiduría femenina y respetan la perfección de la naturaleza.

Desde 1996 en San Miguel Allende Gto, se abre la escuela de parteras profesionales CASA donde se han capacitado varias parteras quienes actualmente están trabajando otorgando un servicio profesional seguro y cálido.

Nacer Tranquilo

Estas mujeres han traspasado sus conocimientos a sus hijas y nietas, sin embargo, en la actualidad muchas mujeres también se capacitan en la partería en la escuela, adquiriendo además habilidades técnicas con reconocimiento internacional y así, una vez que obtienen su cedula profesional regresan a sus comunidades a atender a las mujeres con muchísima calidad sin olvidar las enseñanzas de sus abuelas.

Las investigaciones clínicas han confirmado que la atención brindada por las parteras es más sensible y tan efectiva como la que brindan los especialistas, probablemente porque las parteras establecen un contacto directo y personal durante el embarazo y el parto y porque están especialmente interesadas no solo en la salud física sino también en el aspecto emocional de la mujer preservando la dignidad esencial y elemental de un tratamiento respetuoso que a menudo es olvidado.